Todos los
contenidos
RECIBIR LA NEWSLETTER

Curación de contenidos en el B2B: En qué consiste y principales herramientas

[ARTICULOS]  MARKETING DE CONTENIDOS  |   | Fiorenza Gattavara Witto

La curación de contenido es una estrategia de marketing que permite mejorar la visibilidad de nuestras redes.

Actualmente nos vemos bombardeados por una cantidad infinita de información. ¿Cómo enfrentarse a esta saturación de información? La curación de contenido es una manera. Si bien las estrategias de marketing de contenidos tienen como objetivo posicionar nuestro contenido ante la audiencia o buyer persona correcta, esto se puede tornar una tarea difícil. Sobre todo considerando el exceso de información que existe en las redes sociales e Internet. 

En esta línea, la curación de contenido es una manera de encausar la información que le interesa a nuestra audiencia y adaptarla para ellos. En este artículo analizaremos en profundidad qué es la curación de contenido, qué significa esta táctica de marketing en el ámbito B2B y qué herramientas son las más adecuadas para realizarlo. 

¿Qué es la curación de contenidos?

‘Content curation’ o curación de contenido es una técnica del marketing de contenidos. Consiste en recopilar, filtrar, elaborar, difundir y analizar la información relevante que encontramos en las redes sociales e Internet para volver a difundirla a nuestra audiencia. 

Dicho de otra forma, se trata de seleccionar aquellos contenidos que aportan valor a nuestra comunidad y redistribuirlos con un valor añadido. Se puede hacer de dos formas: adaptando los contenidos o transmitiéndolos tal y como se encuentran. Lo importante es que la fuente sea fiable, genere confianza y que el contenido sea de calidad y de interés para el usuario. Lo importante es evitar el thin content.

Ventajas de la curación de contenido

  • Puedes recopilar mucho contenido interesante. La curación de contenidos permite bucear dentro de Internet, las redes sociales, páginas web, blogs, entre otros, y ahí recopilar toda la información relevante y de interés para tu público objetivo. Esto te permitirá crear nuevos contenidos para tus redes.
  • Nuevas ideas. Sin duda la curación de contenidos es un aprendizaje para muchas marcas y empresas. Esta técnica va a permitir que obtengas nuevas ideas del contenido que le interesa a tu audiencia y que probablemente desconocías.
  • Más visibilidad. Al seleccionar y adaptar el contenido vamos a tener más publicaciones en nuestras redes. Esto nos va a generar un aumento notorio de visibilidad.
  • Mayor engagement. Al tener más contenidos y más visibilidad puede aumentar el número de seguidores, de me gusta, comentarios y veces que se comparte un contenido en particular. Todo eso puede hacer que mejore el engagement en nuestras redes. 
  • Ayudas a combatir la infoxicación o, dicho de otra manera, la intoxicación de la información ofreciéndole a tus usuarios un contenido filtrado de calidad.

¿Cómo se diferencia la curación de contenido de la agregación de contenidos? 

La agregación de contenidos consiste en publicar el contenido tal cual es el original. En tanto, la curación de contenido requiere de una persona que pueda discernir si el contenido es de valor para la audiencia de la marca o empresa. La agregación de contenido funciona muy bien en industrias financieras o bursátiles, mientras que la curación de contenidos se usa más en audiencias de nicho. 

¿Quién se encarga de la curación de contenido? 

La curación de contenido la realiza -redoble de tambores- el ¡curador de contenidos! ¿Qué hace un ‘content curation’? Se encarga de recopilar, filtrar, elaborar, difundir y analizar los contenidos para el público de nuestra marca o empresa. Sin embargo, todo sea dicho, esta figura es muy poco frecuente en los departamentos de marketing y por lo general, acaba siendo el Social Media Manager o gestor de contenidos quien lidera esta táctica.

Para cumplir la función de ‘content curation’ es fundamental tener criterio y principalmente, conocer a la audiencia. Así será más fácil saber cuándo el contenido es de valor o no. Algo que también ayuda mucho a que un curador de contenido sea bueno es que tenga conocimiento y experiencia en el tema. 

Qué hay que tener en cuenta para hacer una óptima curación de contenidos

1. Identificar cuáles son las necesidades de nuestra audiencia

Esto es lo primero y más importante. A la hora curar contenido hay que saber exactamente cuál es la audiencia a la que nos estamos dirigiendo con nuestra marca o empresa. Y en esa línea, debemos saber también cuáles son sus necesidades. Esto nos permitirá ir a las fuentes correctas cuando queramos buscar y también filtrarlas adecuadamente. 

2. Ser un buen investigador y tener criterio

En Internet y el conjunto de redes digitales a las que nos enfrentamos día a día hay exceso de información. Así como el usuario se puede marear con tantas publicaciones que intentan mostrarse más importantes que otras, el curador de contenidos también. Por eso es importante que quien realice esta labor sea un buen investigador y todavía más importante, que tenga criterio. Eso le permitirá discernir inmediatamente qué información es relevante, de calidad y contiene valor para la audiencia. 

3. Leer cada contenido con calma

Hay que tener tiempo. Dedicarse a buscar y leer cada contenido. Fijarse en los detalles y analizar si es importante, por qué y qué valor añadido se le puede dar a ese contenido. 

4. Ser creativo al momento de hacer la curación de contenido

El objetivo principal de la curación de contenidos es obtener más contenidos de calidad y volver a publicarlos. En el proceso de adaptar los contenidos es importante agregarles valor. Y, para ello, es crucial que el curador de contenidos sea una persona creativa.

Fases de la curación de contenidos

1. Recopilar

La palabra clave de esta primera fase es ‘relevante’. Se hace una búsqueda de información y se recopila el contenido que consideramos relevante. ¿Para quién? Para nuestro público objetivo, a quien nos estamos dirigiendo. Sin embargo, en esta etapa hacemos una primera selección que todavía resulta muy numerosa. Por eso pasamos a la segunda fase de filtrar. 

2. Filtrar y organizar

Tal como adelantamos en la primera fase, en esta etapa hay que comenzar a filtrar la primera gran búsqueda de información que hicimos. Toda la información relevante que recopilamos hay que dividirla en categorías, formatos de contenido, estilos, fuentes, y así ir filtrando. Es importante leer cada contenido con calma y de forma exhaustiva para corroborar que se relacione con lo que queremos comunicar. 

3. Elaborar y darle el toque personal a la curación de contenido

Esta etapa es una de las más difíciles. Requiere aplicar todos nuestros conocimientos y creatividad para elaborar un contenido nuevo y adaptado, a raíz de lo que recopilamos en la etapa de búsqueda de información. 

Debemos tener especial cuidado con no copiar el contenido, sino darle un toque personal y hacerlo nuestro. Se trata de plantear el mismo contenido, la misma idea, pero con nuestras palabras. ¿Cómo hacerlo? Adaptando el idioma, al medio, formato, tono de nuestra marca, uso de elementos, entre otros muchos aspectos. 

4. Difundir los contenidos curados

Una vez recopilamos, filtramos y elaboramos el contenido curado. Ahora es momento de compartirlo. ¿Dónde? El formato que usamos, el tipo de contenido, la formalidad, qué queremos transmitir y qué queremos que haga el usuario con nuestro contenido son algunos de los indicadores que nos ayudarán a decidir dónde difundirlo. Puede ser la web, un blog, en el feed o stories de Instagram, Facebook, Twitter, LinkedIn, entre otros. 

5. Analizar y medir resultados

Las métricas que usamos para medir el contenido pueden coincidir con las que usaremos en nuestra estrategia de Social Media. Sin embargo en este caso en el que queremos entender qué tipo de contenido de curación resulta más atractivo e interesante para nuestra audiencia, deberemos utilizar herramientas que nos permitan «filtrar» por tipo de contenido los resultados o bien fijarnos solo en aquellas que sean parte de tu estrategia de curación. Revisa nuestro artículo sobre los cinco errores comunes a la hora de medir el contenido. 

Principales herramientas que te ayudarán en la curación de contenido

Buffer

Buffer es una de las más utilizadas y se centra en programar la publicación de contenidos. Permite conectar los perfiles de todas las plataformas en las que deseas publicar. Esto te permitirá redactar los captions de una vez optimizando el tiempo de trabajo. Además, podrás revisar en tiempo real la cantidad de clics, comentarios, likes y otras interacciones. Así, sabrás perfectamente cómo le está yendo a cada contenido. Además, algo muy interesante es que puedes asignar etiquetas o campañas a las publicaciones que programas y de este modo, extraer informes a posteriori que agreguen los datos únicamente de tus publicaciones de curación.

Tablero de buffer cuando se utiliza para la curación de contenido
Así se ve el tablero de Buffer. A la izquierda se ven las cuentas conectadas.

Flipboard

Funciona como un tablero gigante en el que puedes ver toda la información compartida en las redes sociales. Es en el fondo, un recopilador de información. Pero no es toda la información, puedes seleccionar cuáles son los contenidos que te interesan y los más compartidos dentro de ellos. Flipboard tiene un diseño amigable con el que vas pasando páginas, lo que ayuda a la experiencia de búsqueda de contenido. 

Feedly

Esta herramienta también se dirige a las dos primeras fases de la curación de contenido. Feedly permite buscar, filtrar y ordenar los blogs en categorías. Te va mostrando todo lo que han compartido los blogs y sites que sigues a través de varios formatos de visualización. Desde Feedly puedes también lanzar publicaciones directamente a Buffer o plataformas como Twitter y LinkedIn. Puedes añadirlos a un board de contenidos seleccionados o guardarlo en tus favoritos para leer más tarde.

curacion de contenido Feedly

Pocket

Otra herramienta más para la selección y recopilación de información. Pocket se centra principalmente en el almacenamiento de vídeos, archivos, páginas de Internet e imágenes para que puedas revisarlos después. Es, en definitiva, un administrador de listas de lectura obtenidas desde Internet. El mayor beneficio es que puedes acceder a todo este contenido de forma offline cuando y desde donde quieras. Pero además, la funcionalidad de «Discover» te ofrecerá contenidos relacionados con las temáticas que suelas almacenar en tu «pocket».

¿Utilizas otras herramientas que te ayuden en el día a día de tu curación de contenidos? ¿Las compartes con nosotros? 😉

newsletter

¿TIENES GANAS DE MÁS CONTENIDO B2B?

No te pierdas nuestros próximos webinars, eBooks, artículos, plantillas gratuitas... Suscríbete a la newsletter y te enviaremos un resumen con los mejores contenidos de marketing B2B directamente a tu email.

Supercat